Saltar al contenido

Grifos para osmosis: conoce sus características principales

Los grifos para osmosis han conseguido convertirse en unas soluciones perfectas para beber un agua de calidad y sin sustancias contaminantes, como el plomo o los sedimentos. El sistema aplica presión al agua recibida, para que pase por varios filtros y dé como resultado un agua mucho más limpia y saludable. El grifo ha de ser especial y completar la instalación de un sencillo sistema que cambiará tu manera de beber agua, cocinar y llevar a cabo otras actividades con el líquido elemento, como fregar o regar.

El grifo de osmosis

Grifo de osmosis de tres vias

Este producto te permitirá tener, en el mismo grifo, agua fría, caliente y osmotizada. Es la mejor solución para tus sistemas de ósmosis inversa, al no tener que instalar un grifo aparte. La posibilidad de contar con un solo grifo es fundamental para usar el agua que desees de la manera que estimes más oportuna. Sin duda alguna, este tipo de grifo es idóneo para una vivienda nueva, ya que te permitirá disfrutar de tu sistema de ósmosis desde el primer día.

¿Cómo se instala el grifo de ósmosis?

Si ya tienes un grifo en el fregadero, deberá haber un orificio en la encimera acorde con la anchura de la base del grifo de tu elección. Ajusta la tuerca al espárrago del grifo y fíjalo. Posteriormente, solo tendrás que conectar la salida de la máquina de ósmosis con la base del grifo. Normalmente, estas conexiones se llevan a cabo con productos resistentes a la humedad. Una vez terminado tu trabajo, prueba el sistema con diversas intensidades de caudal, comprueba que todo funciona a la perfección y disfruta de un agua de alta calidad.

¿Cómo desmontar y cambiar el grifo de ósmosis?

Lo primero que debes hacer es desconectar el grifo de la máquina. Posteriormente, deberás aflojar la tuerca que lo fija a la encimera y extraerlo de ella. Dependiendo del tamaño del nuevo grifo, podrás usar el mismo orificio en la encimera o agrandarlo, si fuese necesario, para llevar a cabo los pasos que te hemos comentado en el apartado anterior.

Adaptadores para el grifo de ósmosis

Para llevar a cabo las operaciones arriba descritas, resulta muy práctico el uso de adaptadores. En el mercado, los encontrarás rectos, oblicuos y codos y también podrás acceder a las conexiones necesarias para que el grifo reciba el agua del depósito de la máquina de ósmosis. También tendrás la oportunidad de escogerlos de diversos materiales, siendo el acero y plástico los más adecuados para garantizar su durabilidad y resistencia al uso continuado. Se te recomienda revisar los conectores de forma periódica y comprobar si gotean o no, para evitar sorpresas poco agradables en tu factura del agua.

El grifo de doble salida

Este tipo de grifo dispone de una salida para el agua osmotizada y otra para la de la red. Consta de dos manetas independientes, que te permiten usar el agua más pura para lo que desees y la habitual para labores diversas. Incluye tres conexiones: una para el agua fría, otra para la caliente y una tercera para su equipo de ósmosis. En muchas ocasiones, resulta fundamental adquirir también el kit para mantener el grifo en perfecto estado.

Como habrás comprobado, el uso de una máquina de ósmosis en tu hogar no ha de presentar complicación alguna. Tomar agua sin cal, sin plomo y sin sedimentos es sinónimo de apostar por la salud y limpiar tu organismo de impurezas con mayor eficacia.

Los grifos para osmosis te ayudarán a convertir cada vaso de agua en una fuente de salud para tu familia. Atrévete a probarlos y notarás la diferencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies