Saltar al contenido

Osmosis inversa doméstica

La osmosis inversa doméstica

La osmosis inversa domestica tiene cada vez mayor aceptación, tanto en hogares como en oficinas, debido a la pureza del agua que se obtiene gracias a esta técnica y, sobre todo, por la forma positiva en la que repercute en la salud.

Su proceso se basa en la física, es natural, consume poca energía y apenas desperdicia agua. Este sistema es capaz de eliminar tanto el olor como cualquier sabor que pudiese tener el fluido.

Tiene un uso doméstico, sobre todo porque hay algunas regiones donde la red pública contiene disueltos algunos minerales que son poco o nada saludables para los seres humanos y que, además, tienen un olor y sabor muy desagradables. Esta situación es muy común, por ejemplo, en todas las zonas costeras españolas.

Su funcionamiento se basa en el equilibrio que se alcanza al separar un líquido y los sólidos que contiene disueltos. Se efectúa, por ejemplo, con agua del grifo, utilizando una membrana semipermeable. Al aplicar una presión determinada, se consigue que el flujo se invierta, obteniendo como resultado un agua de muy alta calidad y pureza que es apta para el consumo humano o animal, así como para el riego y la industria.

Cuando se ejerce esta presión, el agua pura atraviesa la membrana y las impurezas permanecen en el lado opuesto. La membrana se encarga de filtrar o separar los solutos del agua entre los que se pueden destacar calcio, flúor, sodio e incluso algunos microorganismos, virus o bacterias, que confieren al agua tanto un sabor como un olor desagradable.

Cuando el agua llega a la membrana, previamente ha atravesado un filtro de carbón activo. La que no contiene restos y es apta para el consumo pasa a través de otro filtro, que en este caso sería de post carbono. De esta forma, ya se dispone de agua adecuada, tanto para beber como para el aseo personal y cocinar.

Al hablar de ósmosis inversa doméstica se habla de generar una presión exterior sobre el líquido que supere a la presión osmótica, para que el agua que contiene más cantidad de partículas disueltas atraviese la membrana hacia donde la solución está más diluida y así poder disponer de agua pura y con una gran calidad.

Como último paso en el funcionamiento de la ósmosis inversa en tu vivienda, has de saber que el agua filtrada, una vez ya ha atravesado la membrana, se acumula en un depósito hasta que la consumas. Mientras, el agua que contiene todas las sustancias que gracias al dispositivo has eliminado, se traslada directamente al desagüe.

¿Cuales son los beneficios de la ósmosis inversa doméstica?

Según todo lo expuesto, esto son algunos de los principales beneficios:

Como no intervienen productos químicos durante el proceso, hace que este sistema sea extremadamente respetuoso con el medio ambiente.

La utilización de los equipos no requiere mas que un mínimo consumo energético, por lo que ahorras al mismo tiempo que contribuyes de forma ecológica.

Como son equipos muy compactos, se ahorra en espacio y no necesitan un gran mantenimiento.

El mayor beneficio que otorga la ósmosis inversa es que cuida de tu salud. Existen personas con algunas patologías que pueden verse beneficiadas por este proceso, ya que se produce la eliminación del sodio en el agua.

En aquellas personas que tienen problemas de inmunodeficiencia, es de gran ayuda evitar la presencia de microorganismos y bacterias en el agua que se consume.

El agua es perfecta tanto para beberla como para utilizarla en el cocinado. Es mucho más diurética al utilizar la ósmosis inversa domestica. Esto es debido a que el agua es más ligera y, por ello, se elimina de forma más fácil que otras que puedan ser más pesadas. Todo esto hace que el agua osmotizada sea muy recomendable para personas que padecen de cálculos en el riñón.

Si eres una persona que desea tener en casa el agua con la mayor pureza posible, tu mejor aliado es, sin duda, la tecnología que permite aplicar con las mejores garantías de salud y bienestar todos los beneficios que aporta la ósmosis inversa doméstica. No hay que olvidar que el proceso de ósmosis inversa surge para que los astronautas de la NASA reciclasen el agua y la pudiesen reutilizar en las naves.

La evolución y el desarrollo es lo que permite que hoy día puedas gozar en tu casa de esta tecnología aunando fiabilidad y ahorro.

Muchísimas veces el agua que corre por el grifo no es de la mejor calidad y posee un sabor que no es agradable. Por ello, este sistema es la mejor solución para gozar en tu hogar del agua de mejor calidad.

Los equipos eliminan todas las sustancias como mercurio, magnesio, cloro y flúor, por lo que el uso y la instalación te permiten disfrutar, a ti y a toda la familia, de agua pura desde el instante en que los adquieres.

Dados todos los beneficios que se obtienen gracias a la utilización de sistemas de ósmosis inversa y, sobre todo, la alta demanda que existe para su uso en todos los hogares, el sector se preocupa de mejorar tanto la eficacia y eficiencia de los filtrados como su diseño. De esta forma, será mucho más fácil adaptarlo e integrarlo en las cocinas sin que ocupen un gran espacio.

Precios

Con el aumento de la demanda de los dispositivos de ósmosis inversa doméstica aparece una gran disparidad de precios.

Entre gastar 50 euros o 600 euros en un dispositivo hay una gran diferencia de precio que se traduce en la calidad de los materiales y la funcionalidad que tienen un equipo y otro.

En cuanto a los acumuladores, la calidad es muy importante, ya que si el material se deshace, se vuelve a llenar de impurezas el agua filtrada.

Existen dispositivos desde aproximadamente 150 euros. En función de la tecnología y de la cantidad de agua que se filtra por hora, se puede hablar de dispositivos que superan los 1.200 euros para un volumen de filtración de 500 litros o de la mitad de volumen por una cuantía de 800 euros. Si buscas equipos de bajo consumo o flujo directo, estos rondan los 400 euros.

Ventajas e inconvenientes

Ventajas

  1. – Este sistema es capaz de retener hasta un 99 % de los contaminantes del agua.
  2. – Respeta el medio ambiente, porque es un proceso físico y no consume energía.
  3. – No tiene grandes costos de instalación o mantenimiento.

Inconvenientes

  1. – El agua puede ser un poco más ácida, porque se eliminan también algunos minerales beneficiosos.
  2. – Se produce un desecho de agua. Pese a todo, los dispositivos cada vez tienen una mejor proporción de rechazo.
  3. – También se debe hablar de la producción de agua, ya que con el depósito vacío has de esperar unos 30 minutos para volver a usarlo.

Comparativa de los mejores equipos de ósmosis para el hogar

Sin duda, los mejores equipos son aquellos que te ofrecen una filtración en, mínimo, 5 etapas.

Equipo Osmosis Inversa doméstica 5 etapas de Nature Waterprofessionals

​Es autoinstablable, sus filtros son universales por lo que su mantenimiento es muy sencillo e incorpora todas las herramientas y accesorios necesarios para un correcto funcionamiento. Dispone de 2 años de garantía y necesita 3 bares de presión para un buen funcionamiento.

Genius PRO-50 304040

Es un equipo estándar que ofrece la mejor calidad-precio. Como no tiene carcasa, aumentan sus posibilidades de instalación. La filtración también es en 5 etapas. Los filtros suelen cambiarse una vez al año y la membrana en función del estado, una vez cada 4 años. También los recambios son estándar.

Idrania Osmosis Idrapure Compact

Es un equipo compacto y muy estético, con una capacidad de tres litros y medio de acumulación. Incorpora una bomba para garantizar la eficiencia del dispositivo.

El montaje de un equipo de ósmosis doméstica

Acometer la instalación de un equipo de este tipo es bastante sencillo, aunque hay personas que prefieren llamar al servicio técnico. Estos dispositivos se suelen situar debajo del fregadero o colindando con él.

Lo más habitual es adquirir un dispositivo de 5 etapas y que éste no disponga de bomba, por lo que se instalará de la siguiente manera.

  1. – Instala un grifo en la encimera: para ello, haz un orificio de unos doce milímetros con la broca adecuada a lo que vas a taladrar. Introduces la rosca en el agujero y se queda la junta de estanqueidad arriba. En la parte de abajo se queda junto al agujero la arandela plástica, la metálica y la tuerca, solo has de apretarla de forma firme.
  2. – Conecta el tubo del grifo al postfiltro: al extremo en el que va el grifo se le conecta la rosca hembra, el ovalillo plástico y en el interior del tubo se inserta la cánula blanca. Debes enroscar de forma que tengas estanqueidad y el otro extremo lo unes al postfiltro.
  3. – Toma de agua y su conexión: es una de las partes más delicadas de la instalación que estás realizando, ya que las conexiones en las viviendas suelen estar muy próximas y también están los tubos de drenaje de los electrodomésticos habituales. Instalarás el adaptador en la toma de agua fría y después el flexo del agua fría del fregadero. La válvula de ósmosis que tiene manecilla de apertura has de colocarla de forma perpendicular al adaptador. Es recomendable poner teflón para asegurar la estanqueidad. Posteriormente, conectas el tubo de plástico por donde se realiza la entrada del agua entre la válvula y el primer portafiltros, el de sedimentos.
  4. – Monta la conexión del tubo de agua de rechazo al desagüe: dependiendo del fabricante se recomienda instalar esta conexión antes o después del sifón. El collarín se monta sobre un tubo habitual y para ello has de realizar un agujero de unos 6 milímetros y colocar el collarín con el agujero enfrentado. Después atornilla para garantizar la estanqueidad y conecta el tubo que va al desagüe al limitador de caudal.
  5. – Para finalizar la instalación, has de conectar el tubo desde la entrada del posfiltro hasta la válvula con forma de codo que has enroscado con teflón al depósito.

Consejos de mantenimiento

Normalmente realizar el mantenimiento de los dispositivos es realmente cómodo, porque puedes realizarlo tú mismo.

Has de cambiar los prefiltros aproximadamente una vez al año y para ello has de cerrar la válvula por la que se produce la entrada de agua, abres el compartimento y extraes los portafiltros, desechas, sustituyes y cierras herméticamente de nuevo. Comprobando en todo momento que el sellado permanece intacto para evitar posibles fugas de agua.

Después para cambiar el postfiltro, has de hacerlo completamente, es decir, desechas el que venía con el equipo y has de cambiarlo aproximadamente cada dos años. Es muy parecido a lo visto anteriormente, pero no hay portafiltros, es decir, lo extraes completamente y lo sustituyes.

Cada tres años es recomendable cambiar la membrana si el agua es blanda, el único handicap para colocarla es que has de realizar la fuerza justa para insertarla en el portamembranas, ya que entra de forma muy ajustada, pero con sumo cuidado porque podrías romperla. Ha de introducirse hasta que apenas se vea el extremo blanco y sobresaldrá por detrás unos milímetros.

La última recomendación para el mantenimiento óptimo de tu equipo es que deberás realizar, al igual que con la puesta en marcha inicial, una higienización del dispositivo.

Conclusión

Ya has visto la facilidad de montar un sistema de ósmosis inversa doméstica y todos los beneficios saludables que te proporciona disfrutar de un equipo de estas características en casa. Para que el equipo siempre esté funcionando a un nivel óptimo, solo has de sustituir, cuando sea necesario, los filtros y la membrana de la forma arriba explicada y disfrutarás siempre del agua de mejor calidad para cuidar tu salud y la de tu familia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies